¿CÓMO SE FABRICARÁN LAS CASAS O LOS INSTRUMENTOS MÉDICOS EN MARTE?

Las posibilidades de que el Hombre llegue a Marte cada vez parecen más reales, pero una vez allí ¿cómo se fabricarán las casas, los instrumentos médicos o mecánicos necesarios para sobrevivir en el planeta rojo?.

El primer evento internacional sobre Turismo Espacial y Subacuático (SUTUS), que tendrá lugar los próximos 23 y 24 de septiembre en Les Roches Marbella, dará respuesta a éstas y otras cuestiones todavía lejanas para los ciudadanos de a pié, pero cada vez más cercanas para los primeros turistas y aventureros que ya esperan su turno para viajar al espacio en los próximos años.

Para el doctor Arthur  Paolella, científico jefe de la multinacional Harris Corporation, la respuesta está en las impresoras 3D. Paolella será uno de los ponentes en SUTUS (Space & Underwater Tourism Universal Summit), que organizan la institución académica suiza Les Roches y Medina Media Events.

Arthur Paolella, Senior Scientist en Harris Corporation

Harris Corporation lleva más de 60 años colaborando con la NASA en proyectos científicos y de exploración, y ha realizado numerosos experimentos en la Estación Espacial Internacional. Precisamente, el director de la Estación de la NASA, Sam Scimemi, también participará en SUTUS 2019, lo que demuestra el interés que el evento ha despertado a nivel mundial.

En opinión del doctor Paolella,  que cuenta con numerosos premios científicos, los principales usos prácticos de las impresoras 3D serán para fabricar hábitats, instrumentos médicos y sistemas electrónicos y de comunicaciones.

Precisamente, uno de los puntos críticos de las misiones espaciales para los turistas será mantener una comunicación entre ellos, y entre Marte y la Tierra, que permita la constante trasferencias de datos entre ambos planetas.

Las impresoras 3D funcionan superponiendo finísimas capas de materiales (plástico, metales o cemento, principalmente) siguiendo unos patrones o diseños que pueden ser transmitidos desde la distancia.

Estas impresoras 3D ahorrarían espacio en las naves que tienen que ir y venir, aunque también hay que probar su efectividad en unas condiciones físicas diferentes a las de la Tierra, sobre todo por la gravedad, la temperatura y las radiaciones.

Paolella resalta que, además, otros retos importantes son cómo hacer más resistentes estas impresoras a los despegues, viajes y aterrizajes.

Estas pruebas ya las está realizando Paolella en colaboración con el clúster aeroespacial “Space Florida”, que tiene su centro en Cabo Cañaveral y cuyo vicepresidente de investigación e innovación, Tony Gannon, también acudirá a SUTUS 2019 gracias al esfuerzo que está realizando la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (EXTENDA) para acercar a todos estos expertos a las empresas andaluzas de diferentes sectores e industrias.